ETN Violaciones, Recursos

Nuevo informe sobre Paraísos Industriales e Infiernos Ambientales en México

Global Campaign

11 de octubre de 2021

Empresas transnacionales y libre comercio en México

Caravana sobre los impactos socioambientales (#ToxiTourMexico)

 

 

Carta de 12 Eurodiputadas/os a la Comisión Europea con las recomendaciones del Informe (inglés, 2 págs.)

 

Descargar el informe completo (106 págs.)

 

Descargar el Resumen Ejecutivo (10 págs.)

 

Powered by emaze

Colaboraron en la realización de la exposición virtual: Martín Álvarez-Mullally, Leonora Jáuregui, Sofía Enciso y Alan Carmona.

Fotografías: Martín Álvarez-Mullally

 

Más información sobre la Exposición virtual: Recorrido por los infiernos del libre comercio en México

 

Este informe integra los principales resultados de la “Caravana sobre los impactos sociales y ambientales de las empresas transnacionales y el libre comercio en México” (#ToxiTourMexico), que tuvo lugar en diciembre de 2019, con la participación de cerca de cincuenta organizaciones de afectadas/os en México, además de integrantes del Parlamento Europeo, del Parlamento Vasco, del Senado de Minnesota, y científicas/os y observadoras/es de organizaciones de Alemania, Argentina, Ecuador, Estados Unidos, Francia, Catalunya, México, el País Vasco y los Países Bajos. La elaboración del informe contó también con la contribución de algunos miembros de la Red Europea de Observatorios de Empresas transnacionales (ENCO).

 

Acerca del informe

El informe examina cómo en los últimos 30 años, México se ha convertido en uno de los principales paraísos industriales a nivel planetario, es decir, uno de los laboratorios más avanzados para el libre comercio y la desregulación. Arguyendo la necesidad de atraer inversiones a toda costa para generar “desarrollo” y empleo, en el marco de acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del norte (TLCAN) o el Acuerdo entre la Unión Europea y México (TLCUEM), se ha profundizado y sofisticado un proceso de desvío de poder. Así, se ha impuesto un régimen en el cual la ley ha permitido la autorregulación ambiental, social y laboral por parte de las empresas transnacionales (ETNs). Gran parte del territorio mexicano ha sido sometido a una dinámica de densos corredores industriales interconectados entre sí, donde han proliferado industrias de alto riesgo, actividades agroindustriales extensivas y operaciones extractivas. Estas áreas coinciden con espacios urbanizados, sin que haya un seguimiento de los impactos sobre la salud de las poblaciones locales, convirtiéndose en lo que V. M.  Toledo, ex – secretario de Medio Ambiente de México denominó “infiernos ambientales”.

 

El informe se sustenta en los resultados de la “Caravana sobre los impactos sociales y ambientales de las empresas transnacionales y el libre comercio en México” (#ToxiTourMexico) fue una iniciativa impulsada por organizaciones sociales mexicanas que co-convocaron al “Capítulo México” del Tribunal Permanente de los Pueblos, y por el Equipo de Poder Corporativo de TNI. En la Caravana participaron miembros del Parlamento Europeo, del Parlamento Vasco, del Senado de Minnesota, además de activistas y científicas/os de Europa, Estados Unidos y América del Sur. Recorrió más de 2.500 kilómetros en diciembre de 2019, involucrándose directamente con cerca de 50 organizaciones de afectadas/os en seis regiones (véase la lista más abajo).

 

 

 

Las/os observadora/es internacionales pudieron constatar in situ una pequeña proporción de la auténtica devastación socioambiental generada por el neoliberalismo en este país. Resultó evidente hasta qué punto, los territorios más industrializados se caracterizan por una contaminación sistemática del aire, el agua y del suelo, aunada a procesos de urbanización salvaje y a la proliferación de basureros y espacios de disposición de desechos altamente tóxicos. Esta dinámica no solo ha provocado una situación de emergencia sanitaria y ambiental, en la cual son abrumadoras las cifras de personas que mueren por enfermedades probablemente vinculadas con las operaciones de las empresas en diferentes sectores. Además, la Caravana constató que para las poblaciones locales, la instauración de los corredores industriales ha tenido lugar en el marco de un violento despojo de su territorio, privándolas de sus medios de subsistencia económica, social y cultural, destruyendo su salud, a la vez que sus tejidos comunitarios.

 

En la cuenca del río Santiago, grandes zonas industriales manufactureras, urbanas y agropecuarias se articulan en los dos corredores industriales más grandes del país: Toluca-Lerma con más de 1.000 empresas manufactureras, y Ocotlán-El Salto con alrededor de 700 empresas, esencialmente industria metalmecánica y metalurgia, química-farmacéutica, electrónica, automotriz, alimentos y bebidas. La cuenca recibe además las descargas de las zonas industriales de Guanajuato y de la refinería de Salamanca. La población directamente expuesta a la contaminación ambiental se eleva a más de medio millón de personas, un tercio de los habitantes de los márgenes del lago de Chapala y del río Santiago. Estudios científicos sobre la calidad del agua han demostrado la presencia de 1.090 contaminantes en el río, y el incumplimiento de la laxa normas de descargas por hasta el 94% de las industrias. Una investigación sobre la salud de la población infantil dada a conocer durante la Caravana demostró entre otros, que en Juanacatlán, el 40% de las/os niñas/os tenían arsénico en sus cuerpos, y el 93% tenían plomo. En la localidad de El Salto, el 98% de los niños tenían cadmio. Entre las empresas transnacionales que operan en esta cuenca, se ubican, por ejemplo: las alemanas Continental, Siemens, ZF, Voit; la suiza Nestlé; y las holandesas DSM y Nutreco.

 

En la cuenca de la Independencia (estado de Guanajuato), las organizaciones expusieron los impactos padecidos por medio millón de personas, y generados por la agroindustria de exportación destinada al mercado estadounidense. La explotación excesiva del acuífero ha tenido por consecuencia que el agua extraída desde hace más de treinta años contenga fluoruro, arsénico, sodio, manganeso y otros minerales en concentraciones nocivas para la salud humana. En esta entidad federativa, los municipios donde estos elementos tienen mayor presencia, son aquellos donde se ubican las incidencias más altas de enfermedad renal crónica (ERC), trasplante renal y fluorosis dental. Además, en el corredor establecido entre Celaya y León, han tenido lugar accidentes industriales importantes, uno de los cuales provocó la intoxicación de hasta 6.000 personas. En la ciudad de Guanajuato, las organizaciones locales denunciaron también ante la Caravana daños para la salud y el ambiente, provocados durante las campañas sanitarias frente contra el dengue, donde la población se encuentra expuesta a plaguicidas clasificados por PAN Internacional como altamente peligrosos.

 

En la cuenca del río Tula en el Sur del Valle del Mezquital, la Caravana constató el solapamiento de los impactos generados por el núcleo duro de la industria cementera a nivel nacional, industrias extractivas, parques industriales, una gran refinería, una planta termoeléctrica, así como aguas residuales industriales y urbanas que se descargan en el río Salado y el río Tula, posteriormente usadas para la producción agrícola. En total, se estima que el número de personas afectadas es de un millón. Entre los principales daños a su salud, reportaron: manifestaciones agudas de cefalea, náusea, vómito, irritación faríngea y conjuntival, dolores abdominales, dificultad respiratoria y pérdida de conocimiento. También se registran allí leucemias, diferentes tipos de cáncer con afectación a todos los órganos, malformaciones congénitas, disrupción endocrina, alternaciones inmunológicas, insuficiencia renal, y enfermedades respiratorias. En esta región opera la franco-suiza LafargeHolcim, entre otras.

 

En la cuenca del Atoyac-Zahuapan se entrelazan antiguos y nuevos corredores industriales, donde operan 20.400 empresas. Ante las denuncias presentadas desde 2011 por las organizaciones locales, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una Recomendación (10/2017) donde concluía que las principales causas de la contaminación eran: la descarga de aguas residuales municipales e industriales sin previo tratamiento; la mala disposición y recolección de los residuos sólidos; y la creciente expansión demográfica e industrialización desordenada de la región. A partir de las cifras oficiales, se ha contabilizado que entre 2002 y 2016 fallecieron 26.477 personas de cáncer y 4.379 de insuficiencia renal, además de que se produjeron 906 abortos espontáneos. La tasa de mortalidad debida al cáncer en el conjunto de la cuenca es de 13,5 veces el promedio nacional. En promedio, entre 2015 y 2019, cada dos horas y media falleció una persona por enfermedades probablemente vinculadas con la contaminación ambiental. La CNDH identificó en la región una alta incidencia de: enfermedades diarreicas, hidroarsenicismo crónico endémico, daño genético y predisposición a desarrollar cáncer relacionada con la exposición a dioxinas y furanos, con potencial genotóxico. Estableció también una relación entre la exposición a Compuestos Orgánicos Volátiles y la presencia de leucemia mieloide. En esta región se ubican plantas de Volskswagen, Bayer, y BASF, entre otras.

 

En la cuenca Libres-Oriental, donde los recursos hídricos se caracterizan por la escasez, confluyen megagranjas porcícolas de la empresa estadounidense Granjas Carroll, invernaderos de Driscoll’s que produce verduras y frutas destinadas a la exportación, parques de celdas fotovoltáicas de la empresa Iberdrola, y una planta automotriz de Audi, que opera como una extensión de la fábrica de Volkswagen en Puebla. Dichas industrias consumen grandes cantidades de agua del acuífero, pero además utilizan cañones anti-granizo para inhibir la lluvia y proteger su producción, afectando gravemente a la agricultura campesina local. También se denunciaron en esta región procesos contaminantes asociados a la industria.  

 

 

El Istmo de Tehuantepec Norte, última región recorrida por la Caravana, se caracteriza por albergar el Corredor Industrial – Uxpanapa y uno de los polos de la industria química y petroquímica más antiguos e importantes de América Latina. Las organizaciones de afectadas/os reportaron la contaminación atmosférica y de los cuerpos de agua, producida tanto durante las operaciones regulares de las empresas, como cuando se producen accidentes y situaciones de emergencias químicas. Se evidenciaron asimismo ante las/os observadoras/es internacionales las consecuencias para la salud humana y el medio ambiente del almacenamiento de coque a cielo abierto por la empresa de origen catalán García Munté Energía (GME – ADN Energía). 

 

A pesar de tener conocimiento de los padecimientos de la población en estos infiernos ambientales, hasta ahora, los sucesivos gobiernos mexicanos, a nivel municipal, estatal y federal, no solo no han actuado, sino que además han invisibilizado los efectos ambientales, laborales y sociales, ignorando las demandas y reivindicaciones de la/os afectadas/os. Han operado como muro de contención del descontento social, mediante políticas de criminalización y  represión, sin prevenir la siembra de terror en las organizaciones sociales por diversos grupos criminales. Asimismo, han facilitado la implementación de nuevos proyectos industriales y de megainfraestructuras que no hacen sino aumentar los riesgos para la población local.

 

Es importante mencionar también a los gobiernos de los países europeos y de Estados Unidos, donde tienen sede gran parte de las empresas transnacionales que operan en los paraísos industriales mexicanos. Estos gobiernos brindan apoyo, con fondos públicos, a la internacionalización de las empresas a través de seguros, créditos y soporte técnico, sin ningún control ni garantía de respeto del medio ambiente y los derechos humanos. No asumen ninguna responsabilidad ante los conflictos socioambientales generados, pero presionan para la firma de tratados de libre comercio y de protección de las inversiones. Tal es el caso de la renegociación del acuerdo entre la Unión Europea y México, gracias al cual, México sería el primer país latinoamericano en firmar un acuerdo de protección de las inversiones con la Unión Europea como bloque. De ser aprobado este acuerdo, blindaría aún más el poder de las empresas y podría obstaculizar la implementación de políticas comprometidas con los derechos humanos en México.

 

 

 

 

Uno de los elementos que más impactó a la/os observadores/as internacionales de la Caravana radica en la capacidad de organización y de articulación de las resistencias que han desarrollado las comunidades afectadas en las seis regiones visitadas. Se hizo evidente que durante décadas, a pesar de la devastación de sus territorios y de la agresión constante a su vida y su salud, han hecho el seguimiento de los impactos, desarrollando una gran capacidad de análisis colectivo y se han vinculado con escaso/as pero comprometidas/os científicas/os, consolidando diagnósticos populares. En pleno año 2020 de pandemia por la COVID-19, y apoyándose en la visibilidad conseguida en parte gracias a la Caravana, estas organizaciones mantuvieron la presión sobre el gobierno mexicano. Y en 2021, lograron un avance histórico, que puede sentar un precedente para otras regiones a nivel nacional e internacional. En efecto, consiguieron el compromiso al más alto nivel, por parte de las Secretarías de Medio ambiente, de Salud, y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), de coordinarse mediante un Convenio Marco de Coordinación. Se propició así el avance del trabajo sobre lo que tomó el nombre de Regiones de Emergencia Sanitaria y Ambiental (RESAs), desde los Programas Nacionales Estratégicos de Agentes tóxicos y Procesos Contaminantes (PRONACEs) dedicados a salud y agua. El cumplimiento de los compromisos gubernamentales en ese sentido es tan necesario como urgente, y deben ser objeto de seguimiento por parte de la sociedad civil mexicana e internacional.

 

 

Las recomendaciones del informe se dirigen a gobiernos y parlamentos, tanto en México como en los Estados Unidos y Europa, puesto que las ETN estadounidenses y europeas se destacan en prácticamente todos los infiernos ambientales visitados por la Caravana. En la elaboración de este informe se contó con la participación de las organizaciones de afectadas/os, las/os observadoras/es internacionales, miembros de la “Campaña Global para reivindicar la soberanía de los Pueblos, desmantelar el poder corporativo y poner fin a la impunidad”, de la Red Europea de Observatorios de Transnacionales (ENCO), y otras/os investigadoras/es independientes. En su conjunto, se evidencia la necesidad urgente de contar con normas vinculantes, en particular en el proceso de negociación del Tratado Vinculante de las Naciones Unidas sobre empresas transnacionales en materia de derechos humanos

 

El informe constituye también una herramienta de movilización de la sociedad civil frente al régimen de comercio e inversiones. Por ejemplo, la renegociación del tratado de libre comercio entre la Unión Europea y México extenderá aún más el poder corporativo y podría obstaculizar la implementación de políticas comprometidas con los derechos humanos en México.

 

 

 

Un profundo agradecimiento a Andrés Barreda, a Primavera Téllez, y al equipo organizador en México por hacer posible la Caravana #ToxiTourMexico, así como a las comunidades afectadas que resisten y elaboran alternativas frente al poder corporativo cada día.

 

Coordinación: Mónica Vargas, Corporate Power Team (TNI)

 

Autoras/es y revisoras/es: Martín Álvarez-Mullaly, Iñaki Barcena, Lucía Bárcena, Lucía Benavides, Lorenzo Bozada, Cristina Caldera, Alan Carmona, Refugio Choreño, Peter Clausing, Thomas Dürmeier, Sofía Enciso, Graciela González, Ralf Häußler, Julisa Hernández, Fabiola Lara, Martin Mantxo, Julia Martí, Cindy McCulligh, Alejandra Méndez Serrano, Laura Méndez Rivas, Rocío Montaño, Bettina Müller, Cecilia Olivet, Mercedes Páramo, Mayra Peña Contreras, Manuel Pérez Rocha, Olivier Petitjean, Federico Pohls Fuentevilla, Alejandra Ramírez Varela, Patricia Rendón, Giovanna Segura, Sabrina Spitznagel, Mónica Vargas, Oswaldo Villegas, los equipos de la Taula per Mèxic y de Multiwatch, y las oficinas de la Eurodiputada Leïla Chaibi y de la Senadora Patricia Torres Ray (Minnesota, Estados Unidos).

 

 

Octubre de 2021

 

Diseño: Toni Sánchez Poy

 

Fotografías: Martín Álvarez-Mullally y Colectivo Guardianes de la Cuenca Independencia

 

Publicado por: 

Acción Ecológica 

EHBildu

Ekologistak Martxan  

ENCO

Goliath Watch

México vía Berlín 

Multiwatch

Oficina Ecuménica por la Paz y la Justicia 

Observatoire des Multinationales

Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) 

Observatorio Petrolero Sur 

Taula per Mèxic 

The Left in the European Parliament

TRADENER

Transnational Institute (TNI)

Unión de Afectadas/os por Chevron Texaco en Ecuador (UDAPT)

Zentrum für Entwicklungsbezogene Bildung (ZEB)

 

Con contribuciones de Corporate Accountability 

 

 

Lista de organizaciones de afectadas/os con las cuales se involucró la Caravana

 

  • Agua, Tierra y Aire Limpio para nuestros pueblos: El Salto, Juanacatlán, Puente Grande, Tololotlán, Los Laureles
  • Asamblea Nacional de Afectados Ambientales (ANAA)
  • Alianza Hidalguense Ambiental
  • Amando la Naturaleza A.C.
  • APETAC
  • Asamblea Maseual Autónoma del Agua
  • Caminando por la Justicia. Atitalaquia Hidalgo
  • Centro de Desarrollo Agropecuario A.C. (CEDESA)
  • Centro Fray Julián Garcés Derechos Humanos y Desarrollo Local A.C.
  • Chogosteros en acción. A.C. Municipio de Jáltipan de Morelos Veracruz
  • Coalición en Defensa de la Cuenca de la Independencia (CODECIN)
  • Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (CODUC)
  • Colectivo Altepee
  • Colectivo Hermanos Serdán
  • Comité Agua y Vida, Santa Cruz de las Flores, Tlajomulco de Zuñiga
  • Comunidad de Huaxtla
  • Comunidad de San Lorenzo
  • Comunidad indígena coca de Mezcala y San Pedro Itzicán y sus enfermos renales
  • Consejo Regional de Pueblos Originarios en Defensa del Territorio de Puebla e Hidalgo
  • Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPAMN)
  • Coordinadora por un Atoyac con Vida
  • Coordinadora de los Pueblos en Defensa del Río Atoyac
  • San José Tuzuapan, Quecholac, Puebla
  • Fundación para el Desarrollo Integral Apaztle, Municipio Apaxco, estado de México
  • Frente de Comunidades contra la Incineración
  • Grupo Nuestras Aguas, Casa Blanca, Poncitlán
  • Laboratorio de Investigación en Desarrollo Comunitario y Sustentabilidad (Lidecs)
  • Observatorio Ambiental Ciudadano Biósfera
  • Omniunity A. C.
  • Organización Kinti Soluciones Sostenibles
  • Movimiento de Autogestión Social Campesino Indígena Popular (MASCIP CNPAMN)
  • Movimiento Independiente Obrero Campesino Urbano Popular (MIOCUP CNPAMN)
  • Movimiento para la Defensa del Agua y de la Tierra (MODAT-CNPAMN)
  • Museo Comunitario Atotonilli
  • Pueblos de la Barranca del río Santiago. Azqueltlán Amacueca
  • Pueblos Unidos Contra la Privatización del Agua
  • Radio Xalli
  • Red Alebrije
  • Educación Colaborativa
  • Red Conciencia Ambiental “Queremos Vivir” A.C.
  • Resistencia Civil Pacífica
  • Unión de Ecologistas San Jerónimo Tlamaco
  • Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de Octubre
  • Un Salto de Vida A.C.
  • Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCSS)
  • Unión de Trabajadores de Desechos Sólidos Industrializables, Lázaro Cárdenas del Río del estado de Guanajuato A.C.
  • Yo Prefiero El Río Tula

 

Also available in: Inglés