Comunicados de Prensa, Noticias

La empresa petrolera Total comparece ante tribunal por violaciones de derechos humanos en Uganda

Amigos de la Tierra

 

Audiencia histórica en Francia al amparo de la ley de deber de vigilancia

 

 

 

El 12 de diciembre de 2019 se llevó a cabo la primera audiencia judicial con arreglo a la ley francesa de deber de vigilancia de las grandes empresas, entre Amigos de la Tierra Francia, Survie, cuatro organizaciones de Uganda y la gigantesca empresa petrolera Total (1), en el Tribunal Superior de Nanterre, Francia.

 

Las organizaciones presentaron una demanda contra la gigantesca empresa petrolera por sus actividades en Uganda. Tras más de dos años de investigaciones se revelaron graves violaciones y amenazas a los derechos humanos y abusos ambientales tales como acaparamientos de tierras e intimidación, todos asociados a los planes de extracción de petróleo en el corazón de un área natural protegida. La sala del juzgado estaba abarrotada de gente interesada en presenciar la audiencia sumaria que duró más de dos horas y media.Se espera que el tribunal emita su dictamen el 30 de enero de 2020.

 

En Uganda, aproximadamente 5000 personas ya fueron obligadas a abandonar sus tierras sin recibir indemnización adecuada. El objetivo de esta acción judicial es evitar que se repitan y sigan ocurriendo violaciones contra las decenas de miles de personas que aún enfrentan órdenes de desalojo para abrirle paso al megaproyecto petrolero y su infraestructura relacionada, de la cual Total es la principal empresa operadora. 

 

Las organizaciones han denunciado los impactos de las actividades de Total sobre la salud y los medios de sustento de las poblaciones locales y el riesgo de daños irreversibles para el medioambiente y el clima.

 

Dos representantes de comunidades de Uganda viajaron a París para brindar testimonio sobre los impactos derivados de la pérdida de sus tierras y el acoso e intimidación de los que son objeto y padecen.

 

Jelousy Mugisha, pastor y líder de la comunidad explicó:

 

“Para nosotros es imposible acceder a los tribunales en Uganda. Así que espero que el sistema judicial francés nos ayude. Hay decenas de miles de personas afectadas. La imposibilidad de cultivar nuestras tierras se manifiesta en la hambruna que padecemos y los altos niveles de abandono escolar entre nuestros niños y niñas. Alertamos varias veces a Total Uganda sobre nuestra difícil situación. Sin embargo, su accionar no ha cambiado en lo más mínimo».

 

Fred Mwesigwa, agricultor, testimonió:

 

“Intenté en vano regresar y trabajar mi tierra, pero Total me lo impidió. Fui acosado, intimidado e incluso arrestado. Lo único que hice fue intentar defender mis derechos y luchar para que mi familia sobreviva».

 

Tras cuestionar la jurisdicción del Tribunal Superior y el derecho de las organizaciones a litigar, Total expuso sus argumentos para debilitar la interpretación de la ley e intentar, una vez más, eludir sus responsabilidades. Sin embargo, esta ley se estableció precisamente para obligar a las casas matrices de las empresas transnacionales a que identifiquen y eviten graves violaciones de derechos humanos y ambientales, incluidas aquellas cometidas por sus subsidiarias y subcontratistas, tanto en Francia como en el extranjero.

 

Según Juliette Renaud, responsable de la campaña sobre regulación de las transnacionales, de Amigos de la Tierra Francia,

 

“Total intentó impugnar el espíritu y objetivo mismo de la ley de deber de vigilancia argumentando que su subsidiaria es una entidad autónoma, a la cual la matriz no puede darle órdenes “como a un perro o un niño”, en palabras de su abogado. Sin embargo, siempre tuvo el poder de hacerlo y ahora tiene el deber de hacerlo. Esperamos que esta acción judicial ponga punto final a las violaciones y evite una catástrofe ambiental en Uganda, y que la ley sencillamente se aplique como corresponde».

 

En sucitación, las organizaciones cuestionaron si el plan de vigilancia de Total cumple con los requisitos de la ley y si las medidas de vigilancia de la empresa son suficientes y/o efectivamente implementadas en los dos proyectos, Tilenga y EACOP, en Uganda.

 

En el tribunal, Total cuestionó el uso del proceso sumario y la urgencia de la situación en Uganda. Para Thomas Bart, portavoz de Survie y coordinador de la investigación de campo,

 

«Es horrible ver que para Total no es una emergencia que varias decenas de miles de personas no tengan más acceso a sus tierras y padezcan hambre. Esta ley debe garantizar finalmente que la maximización de las ganancias deje de tener prioridad por sobre los derechos humanos».

 

Luego de dos horas y media de juicio, los miembros del tribunal anunciaron que darían a conocer su fallo el 30 de enero de 2020.

 

En un lamentable episodio, Jelousy Mugisha fue arrestado en el aeropuerto de Kampala al regresar de Francia el 14 de diciembre. Estuvo detenido durante nueve horas y fue interrogado sobre su participación en la demanda judicial en Francia. Los demandantes denuncian este arresto ilegítimo y exigen que se respeten los derechos de los pueblos y que cese de inmediato la intimidación a las comunidades afectadas por el proyecto petrolero.

 

Más de 10.000 personas ya firmaron la petición digital “¡Nos vemos en los tribunales, Total!” de respaldo a esta causa judicial, y los demandantes invitan a la comunidad internacional a sumarse.

 

Para mayor información: 

 

(1) Amigos de la Tierra FranciaSurvie y las cuatro asociaciones de Uganda – AFIEGO, CRED, NAPE/Amigos de la Tierra Uganda y NAVODA – son representadas por las abogadas Céline Gagey, Julie Gonidec y el abogado Louis Cofflard. La empresa Total está representada por el abogado Antonin Lévy y la abogada Ophélia Claude.

Esta audiencia tuvo un panel colegiado de tres jueces, presidido por la presidenta del Tribunal Superior de Nanterre, Catherine Pautrat.

 

Also available in: Inglés Francés