Uncategorized @es

Comunicado de prensa: VALE, pongamos un fin a la impunidad corporativa

Global Campaign

 

COMUNICADO DE PRENSA

Lausanne, 6 de marzo de 2019

 

El día de hoy, representantes del Movimento de Afectados por Represas, redes de la sociedad civil a nivel internacional y de colectivos de solidaridad y de movimientos políticos suizos se encontraron delante la sede de VALE en el cantón suizo de Vaud en el marco de un piquete de protesta. El objetivo fue de manifestar la solidaridad con las más de 300 víctimas del torrente de lodo tóxico causado el 25 de enero por la transnacional. La empresa es responsable de este crimen cuyas consecuencias son dramáticas, tanto a nivel humano como ambiental. Las políticas de dumping fiscal aplicadas por las autoridades suizas y de Vaud, para atraer este tipo de empresas, también deben ser responsabilizadas.

 

 VALE es la primera productora mundial de mineral de hierro, y a pesar de las inmensas ganancias que tiene, sus operaciones han causado crímenes sociales y ambientales por los cuales no asume su responsabilidad. Prueba de esto, en 2015, se produjo un rompimiento de una represa de desechos tóxicos de Samarco (propiedad de las transnacionales VALE y BHP) en el municipio de Mariana (Estado de Minas Gerais, Brasil), matando a 19 personas y a once toneladas de peces en la Cuenca del Río Doce. Además, cerca de un millón de habitantes de la región afectada consumen agua contaminada. Las personas afectadas no han recibido una reparación integral.

 

Tres años después, este crimen se repitió. El 25 de enero de 2019, un nuevo rompimiento de una represa similar, propiedad de VALE tuvo lugar en la localidad de Brumadinho, en el mismo Estado, con un saldo de 179 personas muertas y 131 desaparecidas hasta el día de hoy.  Además se contaminó gravemente con metales pesados la Cuenca del Río San Francisco, amenazando con impactar a más de 100 municipios. El día de hoy, activistas del MAB entregaron a la Sra. Nadine Blaser, Responsable de Comunicación de VALE, un documento del Tribunal de Justiça del Estado de Minas Gerais, donde consta el acuerdo firmado el 20 de febrero por la transnacional y varias autoridades judiciales y que determina los primeros pasos a seguir para iniciar la reparación de los daños. Se apuntó que VALE no ha cumplido hasta ahora con lo acordado y se demandó que lo haga de forma inmediata, transmitiendo la indignación de los familiares de las personas que perdieron la vida en Brumadinho y del conjunto de las comunidades afectadas.

 

Al mismo tiempo, la empresa se beneficia al tener sede en Suiza. La política de exención fiscal de la cual ha gozado hasta finales de 2015 es inadmisible. Este tipo de exención permite que empresas tan letales se beneficien de los recortes impuestos en Suiza, mientras maximizan sus ganancias sobre las espaldas de las comunidades del Sur. A partir de enero de 2019, Vale se beneficiará además de la disminución masiva del impuesto sobre las ganancias corporativas, introducido por la RIE3 de Vaud. Se trata de una política de dumping fiscal practicada por un Consejo de Estado del cantón con una mayoría socialista y verde, que no es más que un regalo para las transnacionales que violan los derechos sociales y ambientales en el Sur. Al agotar los ingresos públicos, estas autoridades generan impactos negativos en la calidad de la prestación de servicios públicos, por ejemplo, en salud, capacitación o cuidado de niños/as. A partir de enero de 2019, muchos municipios han anunciado políticas de austeridad, o incluso impuestos más altos. Este es particularmente el caso en La Côte, donde hay una densidad particularmente alta de sedes de multinacionales que se benefician de la política de dumping fiscal.

 

Frente a esta situación, las organizaciones y redes firmantes exigen:

 

  • En el caso de Mariana, que VALE detenta inmediatamente la criminalización de las personas que representan a las comunidades afectadas y garantice, lo más rápidamente posible, la reparación por los daños sociales y ambientales considerables generados por dicho crimen.
  • En el caso de Brumadinho, que VALE respete los acuerdos que firmó en febrero de 2019 en Brasil, para avanzar en la reparación integral de las comunidades afectadas
  • En Brasil, exigen que la transnacional garantice la seguridad de las personas que viven cerca de sus represas
  • En Suiza, piden que se ponga fin de forma inmediata a la política de dumping fiscal que permite a las empresas transnacionales escapar al pago de impuestos en sus países.
  • Que la Vale pague por los crímenes que ha cometido y cambie de inmediato su práctica política de procedimientos, asegurando la participación efectiva de los afectados en las toma de decisiones.

Es importante recordar que Vale recibió el “Premio Public Eye” en 2012, en el marco del “Davos Alternativo”, otorgado a la empresa más irresponsable del planeta y culpable de violaciones de derechos humanos y ambientales. Pero Vale no es una excepción. Las empresas transnacionales operan en muchos sectores diferentes de la misma manera, a la vez que gozan de impunidad porque no existe un marco legal internacional que las obligue a asumir sus responsabilidades. Para poner fin a esta situación, las organizaciones y redes firmantes reiteran la urgente necesidad de avanzar en el Proceso de Tratado Vinculante para los Derechos Humanos Transnacionales, actualmente negociado en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.  

 

Firman:

Campaña Global para Reivindicar la Soberanía de los Pueblos, Desmantelar el Poder Corporativo y Poner Fin a la Impunidad, Movimiento de Afectado/as por las Represas en Brasil (MAB), Marcha Mundial de Mujeres, Collectif contre la spéculation sur les matières premières (CCSMP), Unión de Afectado/as por Chevon Texaco (UDAPT), Colectivo Grito, Collectif BreakFree, Comité International Lula Livre-Genève, Centre Europe Tiers-Monde (CETIM), Transnational Institute, Collectif pour l’annulation de la dette du Tiers-Monde (CADTM), solidaritéS Genève, Ensemble à Gauche (solidaritéS Vaud – Décroissance-Alternatives – Solidarité&Ecologie)

 

Fotos de la protesta