Campañas, Declaraciones, Noticias

Recolección de firmas para declaración de apoyo a Pablo Solón, Rafael Archondo y en contra de las mega hidroeléctricas de El Bala y Chepete

Focus on the Global South

Los abajo firmantes nos hemos inspirado en los movimientos sociales bolivianos que han demostrado que otro mundo es posible. Desde la guerra del agua en Cochabamba hasta la aprobación de una nueva constitución del estado plurinacional en el 2009, Bolivia ha demostrado que es posible desafiar y presentar alternativas al post-colonialismo, al neoliberalismo, al poder de las transnacionales y al imperialismo estadounidense.

 

La elección del primer presidente indígena boliviano, Evo Morales, y del gobierno del MAS, generaron gran esperanza no sólo porque planteaban avanzar hacia un país con justicia social, sino porque además proponían una nueva visión internacional para una sociedad justa que viva en relación armónica con la naturaleza, rescatando de manera profunda el concepto indígena del ‘Vivir Bien’. Fue así que Bolivia fue reconocida en el escenario internacional por su defensa de los derechos de la Madre Tierra, por su voz profética en las cumbres climáticas de la ONU, y particularmente por albergar la histórica Cumbre Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra del 2010 en Cochabamba.

 

Es entonces, que nos enteramos con gran decepción que uno de los principales organizadores de la histórica cumbre climática de Cochabamba, Pablo Solón, junto con Rafael Archondo, están siendo procesados por el gobierno boliviano con cargos criminales y posibles penas de prisión de hasta cuatro años. Las acusaciones de que hace seis años atrás Solón “nombró ilegalmente” a Archondo y que este se “prolongó en sus funciones” en la Misión Permanente de Bolivia ante la ONU, sólo pueden ser vistas como una intento de silenciar a Solón por su crítica pública al gobierno y a la construcción de dos mega proyectos hidroeléctricos, El Bala y Chepete, en la región amazónica.

 

Estas mega-represas, si se construyen, serán totalmente opuestas a los postulados del ‘Vivir Bien’. De acuerdo con los propios estudios encargados por el gobierno y realizados por la firma italiana Geodata, inundarían un área cinco veces mayor que la ciudad de La Paz, desplazarían a más de 5.000 indígenas y deforestarían más de 100.000 hectáreas de bosques. Además,  ni siquiera serían económicamente rentables con los precios actuales de la electricidad en Brasil.

 

También queremos destacar que las acusaciones contra Solón y Archondo no son casos aislados, sino que forman parte de una serie de acciones legales y amenazas contra individuos y organizaciones que tienen una reconocida trayectoria de lucha por la justicia social y ambiental en Bolivia. Este intento de silenciar la disidencia va en contra de los principios de la nueva constitución boliviana y atenta contra el avance del proceso de cambio en Bolivia. La democracia participativa sólo es posible a través de un debate robusto y sólido. La justicia ambiental sólo será realidad si las comunidades que están en los lugares donde se práctica el extractivismo son apoyadas y fortalecidas en vez de ser silenciadas y criminalizadas.

 

Por lo tanto, exigimos que se abandonen las falsas acusaciones contra Pablo Solón y Rafael Archondo, y detengan los proyectos destructivos de las represas de El Bala y El Chepete. Bolivia no tendrá ninguna credibilidad en temas del cambio climático y los derechos de la Madre Tierra si invierte en mega-represas y persigue a sus principales defensores del medio ambiente. Instamos a que el gobierno boliviano demuestre que su discurso internacional sobre el ‘Vivir Bien’ y la defensa de la Madre Tierra no es una retórica vacía, y a que los plasme en la práctica en sus políticas nacionales.

 

Recursos adicionales sobre el tema:

 

Also available in: Inglés